El adjetivo útil que muta en adverbio inútil

01/01/2008 por: Aviondepapel.com

Todas las palabras aportan algo a las ficciones, pero no siempre. Los adjetivos indican las cualidades o relaciones entre las cosas (el adjetivo modifica el significado de un sustantivo). En cambio, los adverbios son palabras que nos muestran dónde, cómo, cuándo suceden las cosas (el adverbio modifica al verbo).

Las palabras acabadas en el sufijo -mente parten de un adjetivo para ser adverbios, unos adverbios que equivalen a “de esta manera, de esta forma”:  frecuentemente, de forma frecuente; realmente, de manera real.
¿Aportan algo estas construcciones gramaticales? ¿Son útiles para nuestros vuelos literarios?

La mayoría de los teóricos dicen que no. Fueron adjetivos útiles que convirtieron en adverbios inútiles. Son relleno. No aportan significado a la historia. Carecen de fuerza expresiva y, en la mayoría de las ocasiones, son tópicos (adverbios con mero carácter informativo y no subjetivo). Por tanto, sobran en nuestros textos.

Mira si no, la inutilidad de este tipo de adverbios con terminación en -mente. Hemos añadido unos cuantos y suprimido texto al buen comienzo del cuento Cajas, del escritor estadounidense Raymond Carver, para luego mostrarte el texto original:

IMPRECISIONES->

“Mi madre ha hecho las maletas y está lista para mudarse. Pero, precisamente, por la tarde, telefonea y nos pide urgentemente que vayamos a cenar con ella.

-El frigorífico se está descongelando -explica-. Necesariamente, tengo que freír el pollo”.

REPETICIONES INNECESARIAS ->

“Mi madre ha hecho las maletas y está lista para mudarse. Pero, precisamente el domingo por la tarde, en el último minuto, telefonea urgentemente y nos pide que vayamos a cenar con ella.

-El frigorífico se está descongelando -explica-. Necesariamente, tengo que freír el pollo antes de que se eche a perder”.

TEXTO ORIGINAL DE CARVER:

“Mi madre ha hecho las maletas y está lista para mudarse. Pero el domingo por la tarde, en el último minuto, telefonea y nos pide que vayamos a cenar con ella.

-El frigorífico se está descongelando -explica-. Tengo que freír el pollo antes de que se eche a perder”.

*Precisamente = Si fue el domingo por la tarde, sobra esta palabra.
*Urgentemente = Si fue en el último minuto, ya parece que es urgente; también sobra.
*Necesariamente = Si hay que freír el pollo antes de que se eche a perder, ya se muestra la necesidad de freírlo.

Recuerda estas reglas:

1.-El adverbio acabado en el sufijo -mente parte de un adjetivo:
Práctico = adjetivo.

2.-El adverbio con sufijo -mente se forma con el femenino de dicho adjetivo:
Práctico -> práctica -> prácticamente.

3. -El adjetivo que tiene tilde la conserva si se convierte en adverbio terminado en -mente: Práctico (con tilde) -> práctica-mente (mantiene la tilde) -> prácticamente.

4. -Cuando se enuncian dos o más adverbios acabados en -mente, se añade el sufijo sólo en el último:
Rápido, eficaz -> rápida y eficazmente.

Share/Save/Bookmarkcompártelo

Trackbacks

Deja un comentario