La comparación, entre el simil y la metáfora

por: Aviondepapel.com

La comparación es una figura retórica con la que se intenta enfatizar semejanza entre seres o cosas. En estos primeros vuelos literarios se suelen emborronar textos cargados de comparaciones, a veces odiosas, a veces llenas de ripios y de muletillas o frases hechas, que los escritores siempre recomiendan evitar.

La figura retórica de la comparación se estructura gramaticalmente mediante nexos de unión, que actúan como comodines de estilo: (como, igual que…, semejante a…, parece…).

El denominado “reino del como” gana a la descripción trabajada y aparece y desaparece en las primeras correcciones. Abusar de ellas, impide avanzar en la creación propia.

En Aviondepapel.tv, te proponemos que leas este fragmento de Cien Años de Soledad. Aquí, García Márquez muestra en uno de sus párrafos una cascada de símiles, comparaciones y metáforas para el deleite del lector.

“Llegaba un hombre descomunal. Sus espaldas cuadradas apenas si cabían por las puertas.

Tenía una medallita de la Virgen de los Remedios colgada en el cuello de bisonte (…).

Tenía… el pelo corto y rapado como las crines de un mulo… Tenía un cinturón dos veces más grueso que la cincha de un caballo… y su presencia daba la impresión trepidatoria de un sacudimiento sísmico…”.
La comparación tiene un punto en común con el símil: las dos figuras retóricas establecen una relación de semejanza entre un término real y otro imaginario. Sin embargo, existe una diferencia entre ambas.

El símil expresa igualdad, mientras que la comparación muestra superioridad o inferioridad.

Si suprimimos el primer término, y el comodín del como dentro de nuestros párrafos literarios, la comparación se convierte en metáfora.

La metáfora implica giros no habituales en el significado de las palabras. En este caso, la narración muestra como iguales dos términos diferentes: la imagen y la comparación.

Cuando se suprime la imagen, se llega a la metáfora. Una forma de comparar más compacta, más concisa, más sugerente, más complicada, en su originalidad.

Share/Save/Bookmarkcompártelo

Comentarios

15 respuestas a “La comparación, entre el simil y la metáfora”
  1. jamit lucia dice:

    esto no sabe ni mierda

  2. laura perez dice:

    NO ENTENDI MUCHO PERO DIGAMOS QUE SI SE ALGO DE LA COMPARACION Y LAS OTRAS COSAS

  3. romina dice:

    yo no entiendo y yo quise con parecia y no me gusto y la senorita me va a poner cero redondito

  4. karen dice:

    por favor necesito ayuda y digamos que si me sirvió su información. GRACIAS

  5. karen dice:

    hola soy nueva así que quiero saber mas porque no me sirvió mucha la información

  6. yolotzin akari cortes martines dice:

    ola ke ase jugando o ke ase

  7. yolotzin akari cortes martines dice:

    degen dde decir tonterias y pongan respuestas

  8. Mileidys Acosta dice:

    gracias. ;)

  9. Lucy Soriano dice:

    Gracias por todas esas anotaciones, ayudan mucho.

  10. Limber Ramirez dice:

    GRACIAS POR LA ACLARACION.

  11. anonimatus dice:

    no me sirvio para nada

  12. Emiliano Martinez dice:

    ya no me saco el cero me saco el 10.

  13. paulina dice:

    q bonitaaa

Trackbacks

Deja un comentario