El sector del libro se enfrenta a la paradoja Macondo

por: David González Torres

Ebook |wikimedia |foto: Jorghex

Un escritor pare una novela. Su agente literario la vende a un editorial. El editor apuesta por el libro. Su distribuidor la coloca en las librerías; y el lector la compra. Esta cadena de valor data de mucho antes del siglo XIX.

Ahora, en pleno siglo XXI, el sector del libro busca nuevos nichos de ingresos, algunos de ellos disruptivos: pago por envío de manuscritos o pago por lectura en la nube, por citar ejemplos.

No hablamos del manido y debatido tránsito (o convivencia) del papel al ebook, sino de nuevos servicios para el mundo del libro bajo el paraguas de las nuevas tecnologías.

En los últimos meses, varias startups españolas nacen con esa misión: ganar dinero en torno al libro, mediante fórmulas ajenas al tradicional circuito editorial (uno de los más conservadores del tejido económico español).

La paradoja Macondo
Y, como estos nuevos negocios son novedosos, tienen que definirlos con marcas notorias para los lectores. Es como en la novela “Cien Años de Soledad”, de Gabriel García Márquez, donde Macondo era un lugar en el que las cosas eran tan recientes que había que nombrarlas señalándolas con el dedo. Así, estas nuevas plataformas digitales se etiquetan como el “Spotify de los libros” o el “Infojobs de los autores noveles”.

El antispam de los manuscritos
“Nosotros nos dimos cuenta de que faltaba un canal que contactara a los escritores inéditos con las necesidades concretas de catálogo de las editoriales”, explica Marcos Albéniz, socio fundador de la plataforma digital Yoquieropublicar.com.

Yoquieropublicar.com no cobra a las editoriales, pero intermedia entre éstas y el escritor (que remite currículo, carta presentación, sinopsis y manuscrito), evitando la saturación de envíos que sufren los comités de lectura, mediante filtros por temática o género. Es como una plataforma antispam de manuscritos, o bien como el Infojobs de los escritores noveles (de nuevo la paradoja Macondo).

Albéniz detalla que un autor con manuscrito paga un euro por enviarlo a una editorial. La plataforma hace de filtro y personaliza la recepción. Así, el autor de una novela negra o infantil, tiene la seguridad de que está remitiendo su obra a un editor que necesita publicar dicho género. La editorial lo lee y valora, dando respuesta al autor.

“No somos una plataforma de autopublicación, ni una editorial, ni queremos aprovecharnos del escritor novel, sino que ponemos al autor en contacto con el editor ideal para el manuscrito”, dice Albéniz. El cobro por envío online al autor para éste que contacte con el editor (una de las labores que ahora realizaban los agentes literarios) entra así en el mercado del libro.

Desde Yoquieropublicar.com, no descartan, a largo plazo, también ofrecer servicios de asesoramiento literario para editoriales (filtrar aún más los envíos con valoración literaria), rentabilizar la visibilidad que la audiencia de su plataforma proporcione a los títulos publicados por los editores bajo la etiqueta “libro recomendado”, o bien suministrar a libreros y distribuidores alertas informativas sobre el sector editorial.

El modelo Pocoyó para el libro
En marzo, estará operativa también la plataforma 24symbols (cuyo nombre recuerda el número de letras del alfabeto griego). Con el apoyo financiero de los creadores de Pocoyo (grupo Zinkia), aquí el modelo de negocio no recae sobre el escritor, sino sobre el lector. Un buscador permitirá encontrar un libro de manera semántica (como en Spotify buscas una canción) y así comienza la lectura y la compartición de experiencia.

Si el lector accede mediante invitación gratuita tendrá que soportar un banner inferior de publicidad o un pasapágina patrocinado entre capítulo y capítulo, según detalla Ángel Luengo, socio fundador.

Este servicio gratuito se complementa con otro de pago (modelo freemium) por el que mediante el abono de una tarifa planta en escala -de 6, 8 o 9 euros-, el usuario leerá sin publicidad y con mayor o menor número de servicios adicionales: como realizar notas en los libros, realizar listas de favoritos, compartirlas con tu red de amigos o viralizarlas en las grandes redes sociales.

Lectura offline y online
Luengo explica que están llegando a acuerdo con editoriales, autores y marcas (desde literatura o libros técnicos e incluso manuales de instrucciones de electrodomésticos o electrónica) para logar ampliar el catálogo de libros disponibles y que su lectura sea multiplataforma, tanto online con conexión a internet como offline (en el caché) en el ordenador, tabletas, móviles y resto de dispositivos.

Los ingresos de suscripción y publicidad se comparten entre el editor (40%), el autor (30%) y la propia plataforma de lectura (30%): a más audiencia lectora, más euros extra, en definitiva.

En 24symbols no descartan crear una propia librería de ebooks complementaria a este modelo de suscripción y publicidad, además de una tienda online de venta de mercandishing del libro (el sombrero de Harry Potter, por ejemplo).

Es decir, el modelo de negocio de Pocoyó (contenido casi gratis y de mucha audiencia que genera ingresos colaterales por ventas de productos), trasladado a los libros (emerge de nuevo la paradoja Macondo).

Alternativa a la piratería
“El modelo de lectura en la red es viable. Tarde o temprano, la piratería llegará al mundo del libro como llegó a la música y el cine. Nosotros apostamos porque el mercado del libro en papel y del ebook, basado en la venta por copia, no se mantendrá a medio plazo, sino que el retorno estará en el del pago por lectura”, avisa Ángel Luengo.

Lectura en la nube
La lectura en la nube como negocio es precisamente por lo que apuesta el todopoderoso Google. Su plataforma Google Books apostó por entrar en el mercado de la digitalización de libros huérfanos (descatalogados) para luego cerrar acuerdos con editores, autores y agentes literarios (que son los que cuentan con los derechos de explotación) para ampliar su catalogo.

Ahora, Google Books dispone de un acceso a cientos de miles de libros, siendo el español la segunda lengua más consultada en el mundo, según afirma Luis Collado, responsable de Google Books España.

Es archiconocido que Google reparte con los editores y autores el precio de venta del libro y la publicidad textual vinculada (Google Adsens), aunque mantiene que, si el editor no quiere publicidad en su catálogo, el buscador la retira. Aquí, pago por lectura convive con pago por compra de libros para leerlos en la nube en diferentes formatos, “bajo los mismos porcentajes de reparto que ahora mantiene el sector en el formato papel”, dicen en Google.

“Nosotros lo que queremos es que lectura sea universal y que ningún lector sea esclavo de formatos, dispositivos o DRM (sistema anticopia y antipiratería), para darle una mayor visibilidad a los libros que nosotros digitalizamos gratuitamente, en caso de que el editor no haya realizado ya el proceso”, añade Collado.

Próximamente, la venta de libros a través de Google Books será un hecho. El acuerdo con un centenar de editoriales españolas y librerías puede hacer posible una ampliación de catálogo y servicios, sin ningún tipo de contrato de exclusividad como ocurre en otras plataformas.

“La exclusividad es como si a un autor o editor le dijeras que solo puede vender su libro en una única librería y nosotros estamos en contra de eso”, indica Collado.

“Para el sector editorial, las nuevas tecnologías aportan posibilidades. Cuando una industria se transforma hay que adaptarse y si el mercado se ensancha hacia el ebook o la lectura digital, los beneficiados serán todos los agentes del sector. Nosotros no somos tan agoreros como algunas voces que resuenan cuando hablamos sobre estos avances”, finaliza el responsable de Google Books.

Share/Save/Bookmarkcompártelo
Fatal error: Uncaught Exception: 12: REST API is deprecated for versions v2.1 and higher (12) thrown in /usr/home/aviondepapel.tv/web/wp-content/plugins/seo-facebook-comments/facebook/base_facebook.php on line 1273