El libro es el último mohicano de la era analógica

por: David González Torres

Ni el casete, ni los vinilos, ni el carrete fotográfico han sobrevivido a los avances digitales. El libro, sí. Actualmente, es el único formato cultural que cohabita con su hermano digital, el e-book. En definitiva, el libro, en su versión en papel, se convierte en `el último mohicano´ de la era analógica.  

Classics Illustrated The-Last Of The Mohicans

El formato de lectura en papel sobrevive a al fallecimiento de otros dispositivos ya caducos, como el casete, las cintas de vídeo o el carrete fotográfico. Así, el libro permanece como el último superviviente cultural de la era analógica.

Los libros de papel cohabitan con el avance de los e-books y sus dispositivos de lectura digital. En España, se edita un millón de libros al día, según el gremio de editores.

Mientras tanto, se ha duplicado en un año las ventas de e-readers hasta las 787.000 unidades de dispositivos de lectura digital, según la consultora Gfk, lo que, tarde o temprano relanzará el consumo de libros electrónicos.

 

España aún publica un millón de libros al año

España aún publica un millón de libros al año

 

Si el libro sobrevive, el casete murió en 2008. Los nuevos soportes y formatos digitales (mp3) enterraron las clásicas cintas de casete analógicas.

Los discos de vinilo también son solo para nostálgicos. El lector de cedés dio paso al iPod y ambos desbancaron al radiocasete y al walkman.

 

El casete no sobrevivió a los avances digitales; el libro sí.

El casete no sobrevivió a los avances digitales; el libro sí.

 

La tecnología digital también enterró las citas de vídeo VHS, nacidas en los años 70. Desde principios del siglo XXI, no se fabrican en serie. Ahora, el cine digital apuesta por el deuvedé y el formato Blu-ray o bien por el consumo de cine online.

 

Las cintas de vídeo dejaron paso al deuvedé.

Las cintas de vídeo dejaron paso al deuvedé.

 

El avance de lo digital también arrasó con aparatos del siglo XX, ya objetos de coleccionistas o en museos. ¿Alguien usa aún una máquina de escribir o una cámara de fotos analógica?

Incluso las veneradas Polaroid, fabricadas ahora solo para aficionados, se tercian ya un pasatiempo de artista lomográfico.

 

La Polaroid feneció antes las cámaras digitales. El libro sobrevive al e-book.

La Polaroid feneció antes las cámaras digitales. El libro sobrevive al e-book.

De esta manera, se confirma la sentencia que hace unos meses lanzó Jeff Bezos, fundador de Amazon sobre el libro.

“Los libros son artefactos increíbles. Son el último bastión de lo analógico”, dijo Bezos.  Es decir, es el único formato analógico que subsiste a la imparable era digital.

El libro cohabita con su hermano pequeño el e-book.

El libro cohabita con su hermano pequeño el e-book.

 

Share/Save/Bookmarkcompártelo

Comentarios

4 respuestas a “El libro es el último mohicano de la era analógica”
  1. Becca Gonzo Lupin dice:

    Compi, ¿ves como en el fondo eres un blando y un sentimental? ^^ ¡Buen finde!

  2. Y para mí, fíjate que iba a hacer la promoción del mundo de un libro eléctronico por 20 leuros pero por no caer en la tentación como que no la hago. Venía con 500 "libros" incluidos pero mientras pueda paso.

  3. Becca Gonzo Lupin dice:

    Deseo de corazón que sobreviva eternamente. Tengo un E-Book y adoro leer, pero para mí el encanto de pasar páginas de papel, el aroma, el tacto… es impagable.

  4. Porque los libros, a pesar de todo, están hechos de papel y el papel viene del árbol y el árbol de la tierra, como nosotros. Larga vida al libro y a la humanidad.

Trackbacks

Deja un comentario